Guía para entender el proceso de desarrollo de software

La mayoría de los empresarios y comerciantes no tienen idea de lo que implica el proceso de desarrollo de software. El lenguaje técnico no ayuda a que los no especialistas puedan entenderlo.

“Escribir software”

Al hablar del desarrollo de software, algunos usan la expresión “escribir software”, lo cual lleva a muchos a pensar que este proceso es similar a escribir un libro o una novela. Un libro puede ser escrito sin tener un plan preconcebido, simplemente dejándonos llevar por la imaginación. Pero el desarrollo de un software no deja tanto espacio a la imaginación. Otra diferencia es que las aplicaciones necesitan cambios y actualizaciones constantes. Por eso, “crear” o “construir” software son expresiones más acertadas.

“Cultivar software”

Otros usan el verbo “cultivar” cuando de desarrollar software se trata. Este verbo pretende referirse a las características de incremento que forman parte del proceso, el cual ciertamente necesita cuidado y dedicación, como el cultivo agrícola. Sin embargo, definitivamente no es la mejor forma de describir el proceso, porque el desarrollo de software no es un curso lineal.

“Construir software”

Este término está considerado como el más apropiado. Para construir tenemos que planificar, preparar, guiar y ejecutar el trabajo. Cada edificio Building softwarees diferente y por lo tanto requiere enfoques y materiales diferentes para su construcción.

De la misma manera, la forma como desarrollemos un software dependerá del uso que se le vaya a dar al mismo. Necesitamos prepararnos, hacer una investigación de mercado, recolectar información, etc. Además, mientras más complejo sea el proyecto, más recursos se necesitarán.

El proceso de desarrollo de software puede equipararse al desarrollo arquitectónico. El gerente de proyecto realiza una labor similar a la del arquitecto jefe en una construcción, y los ingenieros y albañiles son los desarrolladores y programadores. La optimización del software está limitada por el plan aprobado desde el principio, tal como ocurre con el desarrollo arquitectónico.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *